La historia en primera persona

A veces las historias sin nombres terminan siendo más teóricas que ciertas, más ficticias que reales... Caundo hablamos de lesionados en tránsito, ¿Tomamos real diemnsión sobre qué es la lesión permanente? Por eso convocamos a una persona muy querida por nosotros para que lo cuente ella misma en primera persona: Dahyana Trucco

Por Dahyana Trucco:

En este día, a sólo 1 mes de cumplirse 10 años de MI siniestro vial, vengo a contarles como es MI vida y como he "sobrevivido” con una discapacidad.

Mi nombre es Dahyana Trucco, tengo 28 años y uso silla de ruedas porque el 14 de mayo de 2006 participé de un siniestro vial (moto - camioneta) y desde ahí, mi vida cambió de forma rotunda. (N.A. Dahyana iba en moto sin casco, con una amiga)
Tengo una lesión en mi médula espinal y a causa de esto, puedo mover mis brazos pero no así mis manos, mi cuerpo y mis piernas. Fue muy difícil para mí porque con 18 años y una vida totalmente independiente, tuve que volver a aprender a comer, a que me ayuden a bañar y a vestirme. ¿Cómo hacía para retomar mi vida personal, social e insertarme laboralmente desde otro lugar tan desconocido?
Grité y lloré muchas veces porque mi cuerpo no respondía a lo que mi mente le ordenaba, pero de a poco fui encontrando una nueva manera de hacer dichas cosas. Lavarme los dientes, maquillarme, escribir, manejar el celular y una computadora, cosas tan simples pero a la vez tan complejas cuando perdés tantas funciones motoras y sensitivas.
El tiempo fue pasando y mientras hacía rehabilitación, empecé a estudiar inglés, volví a salir a boliches, conseguí mi primer trabajo.

Siempre hubo personas que me “pusieron palos en las ruedas” pero les aseguró que muchas más me allanaron caminos y estoy muy agradecida porque hoy estoy orgullosa de haber seguido luchando por una vida mejor.
Todos los días son un constante desafío para mí, pero gracias a mi familia y mis grandes amigos que me ayudan y contienen, puedo despertarme con ganas de sonreírle a la vida y agradecerle por esta segunda oportunidad.
Como notan: "Poder, se puede"... Pero para qué arriesgarnos, no? Creo que tengo la experiencia suficiente para pedirles que se cuiden y que tomen las precauciones necesarias al momento de conducir y de ser peatones también. Todos integramos esta sociedad y es responsabilidad de todos velar por la seguridad vial. Usar cinturón de seguridad y casco, no beber al momento de conducir, escoger la adecuada silla de auto para niños son todas medidas básicas para salvar vidas y así también para prevenir posibles secuelas físicas y mentales que derivan en una discapacidad.
Nunca nos damos cuenta de lo que tenemos, hasta que llega el momento en que lo perdemos... pero lamentablemente no siempre hay una segunda oportunidad. ¡Salvá tu vida hoy!



Desarrollado por: Paraguil Comunicaciones